BREAK4CHANGE: graffitis y rap para tratar la violencia filio-parental

Entrevistamos a José Aldudo y Jesús Clemente, terapeutas pioneros en incorporar esta metodología internacional en España para tratar la violencia filio-parental

¿Qué es el Break4change?

Jose: Es un programa para trabajar la violencia filio-parental, que es una violencia de jóvenes adolescentes (de 12 a 18 años) a sus padres o tutores. Está incluido en el programa Eirene, apoyado financieramente por la Obra Social La Caixa. Está dividido en 10 sesiones en las que se trabajan aspectos a mejorar de la educación como puede ser cambiar el estilo de la comunicación entre ambas partes, o enseñar a los padres como utilizar una autoridad más válida y eficiente.

Se dividen en dos grupos: por un lado los padres o tutores y por otro los jóvenes. Se hace así porque es complicado el trabajo conjunto con estas familias, ya que son muy reactivas y no se permiten casi hablar. Pero existen nexos que unen el trabajo a través de filmaciones o grabaciones que se hacen en ambos grupos. Con esto pretendemos quitar la inmediatez y reactividad agresiva, para reflexionar y escuchar.

 

¿Cómo nació este programa?

Jose: Existe un programa europeo que es el programa Daphne, que trabaja para apoyar la violencia que sufre la mujer y los niños. Dentro de este programa están varios proyectos europeos que se desarrollan para trabajar la violencia filio-parental. Uno de ellos es RCPV (Responding to Child to Parent Violence), en el que participó España junto a Reino Unido, Bulgaria, Irlanda y Suecia. Dentro de éste se han elaborado materiales para profesionales, entre los que se encuentra RNV (resistencia no violenta) y el programa Break4Change.

Jesús: Lo novedoso de este programa es que no es una “turra” porque pretende ser divertido y utilizar métodos expresivos para colocar sus cabezas, las emociones que están viviendo y situaciones que lo desbordan. Desde un punto de no juicio y desde un punto de la expresividad Se usan dinámicas en la que tienen que buscar soluciones alternativas a las que suelen utilizar. Para ello se usa la música: rap, expresiones gráficas: graffitis, arte: técnicas de mark making, creación de logotipos familiares, para encontrar su marca personal.

 

¿Es la primera vez que se pone en marcha en España? ¿Qué perspectivas hay?

Jose: Sí, somos pioneros. La universidad de Valencia, a través dela fundación para el Bienestar, ha participado en el programa para elaborar los materiales, pero no nos consta que ninguna entidad haya implementado este tipo de dinámicas. Proyecto Hombre Valladolid ya ha firmado convenios con el Ayuntamiento de Valladolid y la Diputación de Valladolid para que sea un recurso estable especializado. Nosotros lo empezamos a ver a raíz del Programa Joven que llevamos a cabo desde el Centro Aldaba.

¿Cuándo acuden las familias a la ayuda profesional?

Jose: Lo más normal es que acuden por violencia cuando ya existe algún tipo de denuncia, y en el juzgado prácticamente ”les obligan” o cuando existe ya un nivel de saturación muy alto. Pero normalmente no acuden por violencia sino por otros motivos: absentismo escolar, incumplimiento de pautas mínimas, consumos de drogas… y de manera transversal aparece el tema de la violencia. Normalmente son familias de clase media o media-alta.

 

Ya tenemos localizado el problema, las partes ya están implicadas en el proceso, ¿cómo se intenta solucionar?

Jose: Nosotros partimos desde la base de la resistencia no violenta, ayudar a los padres a resistir a las situaciones de violencia pero sin usar la violencia. Les ayudamos a controlarse y dar una respuesta medita, reflexionada y diferida. Evitas los conflictos en los que se meten y derivan en picos de agresividad. La familia se debe comprometer a no usar formas de violencia y luego se les ayuda a construir una autoridad diferente, con una presencia positiva y cuando ellos deciden, y ayudas a restablecer el vínculo.

 

¿Por qué se produce la violencia?

Jose: La violencia es fruto de la sociedad en que vivimos, de los cambios sociales que se han dado en las familias, en la escuela. Hay un desajuste en la presencia de los padres en la vida de los hijos. Tiene que ver también con nuevas corrientes de educar a desde la no directividad. Está bien no educar desde el autoritarismo pero se ha perdido el rol de padre o profesores en relación a la autoridad. Sigues siendo padre de tu hijo, no colega.

Jesús: Una vez que decides enfrentarte a eso sabes que es un “melón” tan grande que requiere de un compromiso y cambiar una estructura de vida, porque puede requerir cambios en lo laboral y otros ámbitos. Por eso se va demorando hasta un punto que es insostenible y ya te tienes que enfrentar a ello. O no. Pero nosotros estamos ahí para ayudar en todo el proceso.

 

Comparte este contenido en las redes sociales

    Autor:Proyecto Hombre Valladolid - Fundación Aldaba

    No hay comentarios todavía.

    Enviar un comentario

    Debes iniciar sesión para enviar comentarios.