Rueda de prensa de la Asociación Proyecto Hombre

El 41% de las personas que reciben tratamiento en Proyecto Hombre es por consumo abusivo de alcohol y el 46% forman parte de la población activa.

Aumento de consumo del alcohol, adicción en el ámbito laboral, patología dual y perspectiva de género nuevas temáticas que cobran importancia en el tratamiento a la persona con problemas de drogodependencias.

Proyecto Hombre Valladolid - Rueda Prensa - APH - JornadaCon motivo de la presentación de las XVI Jornadas de la Asociación Proyecto Hombre “nuevos modelos de intervención en adicciones”, que se celebrarán los días 23 y 24 de junio en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Francisco Recio, director general de la Asociación Proyecto Hombre ha ofrecido una Rueda de Prensa en la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

La Asociación Proyecto Hombre quiere recalcar la importancia de adoptar novedades en los tratamientos, reforzar la intervención temprana así como la prevención y aumentar la inversión en investigación para atender las nuevas necesidades surgidas a consecuencia de los nuevos perfiles y modos de consumo.

El objetivo de estas Jornadas es presentar nuevos modelos de intervención que atiendan a las necesidades detectadas en el trabajo diario que Proyecto Hombre lleva a cabo en sus 27 Centros a nivel nacional. En el Informe sobre el Perfil del Drogodependiente 2013, elaborado por el Observatorio Proyecto Hombre, se visualizaba la evolución en las tendencias de consumo, los nuevos perfiles y sustancias predominantes. A ellos hay que adaptar la intervención para poder dar la cobertura adecuada.

Alcohol: Aumento de consumo y baja percepción de riesgo

Según este Informe, se constata que el 56,64% de los jóvenes que acudieron a los Centros Proyecto Hombre a solicitar tratamiento tienen consumos problemáticos de alcohol.

Este Informe pone pone de manifiesto que el alcohol continúa siendo la principal sustancia de consumo en nuestro país, suponiendo el 41% de las personas que llegan a tratamiento de Proyecto Hombre -según el Informe del Observatorio PH 2013-, además de ser la más barata y la de más fácil acceso. Se trata de una sustancia cuya baja percepción de riesgo que tiene la sociedad contribuye a seguir aumentando los niveles de consumo.

Según los datos extraídos del Informe ESTUDES (2012-2013 PNSD), hay que estar alerta sobre la baja edad de inicio de consumo de alcohol, que empieza a los 14 años.

El fenómeno, denominado consumo intensivo de alcohol o “binge drinking”, ha supuesto un cambio en el estilo de beber alcohol por parte de jóvenes y adolescentes. Se trata de ingerir una gran cantidad en un breve lapso de tiempo con el objetivo principal de emborracharse. De esta manera, los fines sociales del uso de alcohol quedan desplazados a una posición secundaria frente a esta perspectiva, que está asociada al policonsumo de drogas ilegales.

Alcohol y otras drogas en la prevención laboral

El problema de las adicciones en el ámbito laboral es una realidad patente en los últimos años, especialmente el consumo de alcohol. El motivo es que, con el cambio de sustancias ha surgido también un perfil distinto, más estructurado, de las personas con problemas de adicciones.

Así como antes la heroína dejaba perfiles muy marginales y desestructurados que no accedían al mercado de trabajo, actualmente con el consumo predominante de otras sustancias -como alcohol y cocaína- aproximadamente un 46% de las persona drogodependientes atendidas por Proyecto Hombre forman parte de la población activa -35,3% con empleo remunerado y 10,5% cobrando el desempleo-. Al trasladarse este problema social al entorno laboral, surge la necesidad de aplicar nuevos modelos de prevención y tratamiento también en este ámbito.

Patología Dual: ¿Qué es y por qué es necesario un nuevo modelo de tratamiento?

La Patología Dual identifica una doble sintomatología: un problema de consumo acompañado de una enfermedad mental. Siempre se ha tratado la patología dual en el tratamiento de las adicciones y, sistemáticamente, en coordinación con los profesionales de salud mental.

Con el cambio de las principales sustancias de consumo se ha producido un aumento de esta doble patología, acusando un aumento de los casos con déficits neurocognitivos asociados al consumo de sustancias. Las sustancias de mayor consumo -cocaina y alcohol- afectan al sistema neurológico, siendo una de las consecuencias este diagnóstico dual.

Una adecuada evaluación neuropsicológica puede proporcionar a las personas con este tipo de trastorno el establecimiento de procesos terapéuticos más adaptados a cada individuo. A su vez, la investigación en este campo proporcionará datos muy valiosos para comprender el impacto en el tratamiento en términos de adherencia, retención y recaídas.

“Invisibilidad” del fenómeno de la adicción desde la perspectiva de género

El perfil de la persona drogodependiente en tratamiento indica que el 91% de las personas que accedieron a tratamiento en 2012 fueron hombres y solo el 9% mujeres. Este porcentaje no se corresponde con el porcentaje real de personas con problemas de consumo, sino que determina la dificultad de acceso de las mujeres al tratamiento. Los motivos son varios: a menudo tienen cargas familiares que no pueden eludir, diferencias en el consumo respecto a los hombres y conductas asociadas, etc.

En cuanto al consumo, por ejemplo, el uso de psicofármacos es mucho más elevado entre las mujeres, siendo más fácil que el problema de adicción pueda quedar “oculto”; otro de los motivos de que no accedan tan fácilmente a tratamiento.

Como conclusión, los datos nos muestran que, desde una perspectiva de género, es necesario crear modelos de intervención más adaptados a las necesidades de las mujeres, contemplando sus circunstancias características que hasta ahora no se habían considerado y sorteando los frenos que actualmente impiden su acceso a tratamiento.

Propuesta de prevención, intervención temprana e investigación en drogodependencias

Durante muchos años, el objetivo de los programas de tratamiento de Proyecto Hombre ha sido la rehabilitación de las personas que habían sufrido consecuencias severas por el uso de drogas y otros comportamientos adictivos.

Actualmente, la media de años de consumo antes de acudir a tratamiento en alcohol son 19 años, en policonsumo de sustancias 14,4 años, en cocaína 11,5, cannabis 9,5 y heroína 12,5. Una detección precoz y una correcta intervención temprana del problema mejora el pronóstico, facilita la reinserción y reduce los costes y daños.

Atendiendo a la realidad social, al incremento del consumo de drogas en edades cada vez más tempranas y a la necesidad de abordar la perspectiva de la promoción de la salud, Proyecto Hombre creó una Red de Prevención. El método de actuación en prevención de drogodependencias parte y asume los principios de la intervención comunitaria. Bajo esta perspectiva metodológica, los diferentes agentes sociales, tras una formación adecuada, son capaces de llevar a cabo actuaciones preventivas en distintos ámbitos -escolar, familiar, laboral, etc.-, y por tanto, convertirse en agentes preventivos.

En general, los estudios en drogodependencias son fundamentales en las actuales circunstancias: intervención temprana sobre las situaciones problemáticas, mejora de la calidad de las atenciones, incremento de la eficacia en la intervención, adecuación a los usuarios reales, etc.

En las XVI Jornadas de la Asociación, más de 200 profesionales participarán en conferencias, talleres, mesas redondas y mesas de experiencias, para descubrir las nuevas necesidades que en el ámbito del trabajo en drogodependencias están surgiendo y cómo darles respuesta.

En los siguientes enlaces puedes obtener más información de la rueda de prensa, de las Jornadas o descargar la nota de prensa.

 

NP-Proyecto-Hombre-XVI-Jornadas.pdf by Proyecto Hombre Valladolid

Comparte este contenido en las redes sociales

    Tags: , , , ,

    Autor:Proyecto Hombre Valladolid - Fundación Aldaba

    No hay comentarios todavía.

    Enviar un comentario

    Debes iniciar sesión para enviar comentarios.